Mexico

El famoso teletón

El día de hoy revisando mi correo, me tope con un mail que al principio parecía simple spam, en realidad si es spam por que ni conozco al que lo envío ni le pedí que lo enviara, pero como habla de algunas cosas que suceden en mi país y que me afectan, decidí darle el beneficio de la duda, habla sobre el famoso teletón de televisa.

En realidad no comparto completamente el punto de vista de la persona que lo escribió pero en algunos puntos si, en general siempre se me ha hecho falsa esa labor altruista de los empresarios con sus “coperachas” como de televisa con su teletón y de tvazteca con su fundación azteca, que siempre andan pidiendo dinero para x o y causa, cuando en realidad si ese dinero saliera de la cartera de uno de los dueños de esas empresas (lease Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas) casi podría asegurar que seria prácticamente como restarle un peso a un millón y no se diga de Carlos Slim que diría que sería como restarle un peso a mil millones y eso sin hablar de los “privilegios” fiscales con los que cuentan sus empresas, tal vez ayudarían mas si pagaran los impuestos que deben de pagar, y que todos los mortales pagamos, que con sus “causas benéficas”.

Voy a copiar íntegramente el texto del correo, que cada quien saque sus propias conclusiones, lo ultimo que añadiría es que no se crean todo lo que les dicen, ni todo lo que ven en la tele, ni todo lo que leen en el periódico, afortunadamente vivimos en una época mas abierta a la información gracias a Internet, y gracias a ella nos podemos crear una visión mas amplia y real de las cosas que pasan a nuestro alrededor.

El fraude del Teletón de nuevo…

Ahora que llega el fin de este azaroso año, comienza el bombardeo publicitario por todos los medios posibles sobre el famoso Fraudetón (Teletón) es por ello que creo prudente molestarles una vez más con una visión verídica de esta farsa orquestada por el ladrón Televiso mayor: Emilio Azcárraga Jean y su “esposa” (mero contrato mercantil disfrazado de matrimonio) Sharon Fastlicht.

Para los pocos que no desean abrir sus castos y evadidos ojitos, les informo que este es uno de los eventos masivos que deja mas dinero que cualquier otro, digamos que aqui nos venden fácil la idea de que debemos ser generosos con los demás.

Cuando la realidad es que las empresas hacen un enorme negocio al aparecer en un horario estelar con el mayor rating de la televisión, y lo que las empresas buscan es precisamente esa imagen hipócrita de filántropos humanitarios, cuando en realidad se están haciendo publicidad a muy buen precio. Más que apoyar una causa justa, alimentan la mercadotecnia que mueve a la gente para donar una cantidad que es aparentemente duplicada por los organizadores del evento.

La verdad sea dicha, cada peso que un particular dona a una causa benéfica, es deducible de impuestos, por lo que se nos debería de entregar un recibo para deducir esta cantidad, ahora bien, hagamos el cálculo de los millones de pesos en “donaciones” que recibe Televisa y que declara como donación propia, obviamente deducible de impuestos, razón por la cual Televisa ha dejado de pagar impuestos desde hace más de 10 años, y no sólo eso, sino que por las cantidades supuestamente donadas, al ser estas deducidas, el SAT le devuelve millones de pesos adicionales a la evasión fiscal tan monstruosa que comete año tras año.

Más aún, el Teletón le ha servido a grandes medios y grupos corporativos, principalmente a Televisa y Banamex, para construir credibilidad, que en los actuales tiempos es muy necesario para ellos y que agrega un alto valor intangible para sus empresas. Entendamos de una vez que detrás de todo este movimiento hay una intencionalidad comercial y económica, pues los medios al participar en el Teletón, lo que están construyendo es la credibilidad que realmente no tienen y ésta, a su vez, se refleja en una ampliación de la cartera de clientes y en ventas mucho mas elevadas. Televisa cobra muy bien a los participantes “solidarios” de esta cruzada por los niños con discapacidad. De esta forma, ante los ojos de los televidentes, los medios están cumpliendo una función altruista y humanitaria, pero internamente la lógica que se impone en la empresa es más bien de ambición por dinero. Televisa convirtió la influencia humanitaria de la madre Teresa de Calcuta y Diana Laura Riojas viuda de Colosio en un concepto mercadotécnico, en un negocio y una acción masiva gracias al respaldo de los grupos económicos mas importantes del país. Ahora resulta que los empresarios quieren la unidad nacional y la participación social por una causa noble que comprometía desde el principio el apoyo y respaldo de grandes personalidades del espectáculo, como la hipócrita de Lucero y el “brillante” “periodista” López Dóriga, entre otros mal nacidos que todos conocemos.

El Teletón es todo un negocio que involucra solo a artistas del canal del desagüe (de las estrellas), presentadores faltos de audiencia, bancos, negocios, empresarios, y miles de mexicanos de buena voluntad. Esta campaña de las empresas solo puede tener éxito con la influencia de Televisa, las “celebridades” (con ínfima calidad moral) que lo promueven, la culpa y lastima que Televisa nos hace sentir al manipular nuestros sentimientos con las historias de niños y jóvenes con discapacidades, y la idea de que solo nosotros los podemos ayudar. En el Teletón todos los empresarios millonarios apoyan la iniciativa de caridad pues eso les ayuda a mostrar hipócritamente una cara más amable en un mundo en el que la brecha entre ricos y pobres se hace cada vez mas profunda. Somos los pobres los que además de donar, compramos determinados productos adheridos a la campaña en apoyo. Los ricos disponen de generosas cámaras en foros de televisión, que muestran lo buenos y generosos que son, a pesar de que ellos tiran apenas unas migajas de sus enormes fortunas. El Teletón además, ha servido para que hasta ahora el gobierno se desentienda de una obligación que compete en lo fundamental al Estado, atender a los niños discapacitados de escasos recursos, y para promover la imagen de un México como un país bueno y solidario en el que se puede invertir con atractivas ganancias.

El Teletón ha ayudado mucho, pero también ha hecho más ricos a sus creadores y promotores con el dinero del pueblo. La ambición por el dinero nos ha pedido superar la meta fijada cada año, y es que cada año que han invertido en este negocio de los medios les ha dejado ganancias multiplicadas para invertir el siguiente año en Televisa, solo que olvidan que la gente sigue viviendo con el sueldo de hace años y la manipulan en la época del año menos difícil para donar por la causa. Con todo respeto y apoyo a quienes se han beneficiado y lo harán, de los CRITS TELETON, no dejo de reconocer la importancia de este evento por su causa original, pero que ahora entiendan de una vez que se cometió un gran error al atentar contra la libertad del pueblo. Todo lo que he argumentado es cierto y no lo he dicho por ofender a nadie ni por hacer a un lado la prioridad de dar la mano a quien la necesita de corazón, lo que no me parece es que apoyemos el negocio de unos cuantos por encima del dolor de mucha gente.

Yo por mi parte sugiero que el Teletón sea prohibido, expuesto el fraude tan grande, juzgados y puestos tras las rejas los culpables, y que finalmente el gobierno tome de una vez por todas la responsabilidad que le corresponde en la atención a los niños discapacitados.

Lo cual jamás será posible si permanecemos sentados engordando frente a un televisor cuya programación nos ordena como pensar, o trás un escritorio cómodamente trabajando como buenos trabajoholicos..dissociados de la realidad de este país.

¿No creen que ya es hora de levantar el puño y detener este orden establecido?

¿No creen que ya es hora de amar a nuestra patria?

¿Y también hora de alzarnos y decir YA BASTA de tanto robo y fraude y mal gobierno y senadores y diputados ladrones (la gran mayoria)….coludidos con los grandes empresarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *